La retroalimentación entre la empresa y el deporte

deporte y empresa

Vivimos en una época en la el consumo de información sobre cualquier asunto es muy alto. Conocemos los pros y los contras de muchos de los hábitos que tenemos, uno de ellos, el deporte, es uno de los ejemplos más claros sobre este asunto.

El deporte mejora la calidad de vida de las personas, está es la frase a modo de titular que nos deja los beneficios del deporte. Pero en el mundo de la empresa en su relación con el deporte existen dos aspectos que cualquier empresa debe tener en cuenta: el sedentarismo de sus trabajadores en el mundo laboral y la falta de ejercicio de los mismos en su entorno personal. Las empresas deben estar pendientes de esto, por compromiso con sus trabajadores y por mejorar el rendimiento de estos en su día a día en la oficina.

Muchas compañías cuentan con programas de ejercicio físico con el fin de incidir en el entrenamiento y en la mejora de la salud de sus trabajadores. Los beneficios de este tipo de actividades son variados: mejora del estado de salud y la calidad de vida de los empleados, reducción del absentismo laboral, mejora de la capacidad de decisión de los empleados, mejora del rendimiento y la productividad, mejora de las relaciones entre trabajadores, aumento de la satisfacción de los trabajadores, ahorro para las empresas, complemento a la compensación del trabajador y visibilidad de la compañía en ámbitos vinculados a la Responsabilidad Social Corporativa.

La Asamble Mundial de la Salud ha publicado en plan de acciones para la salud de los trabajadores, donde se establecieron cinco objetivos que toda empresa debería tener entre sus prioridades: diseñar e implementar políticas para mejorar la salud de los trabajadores, proteger y promover la salud en el lugar de trabajo, promover la implementación y el acceso a los servicios de salud ocupacional, proporcionar y comunicar las evidencias de acción y práctica e incorporar la salud de sus trabajadores a otras políticas.

El ejercicio físico en el ámbito laboral puede definirse como aquella acción en la que el jefe o los distintos supervisores de cada departamento favorecen directa o indirectamente que los empleados puedan realizarlo o compatibilizarlo con su puesto de trabajo.

Según un estudio realizado por García Ferrando sobre los hábitos deportivos en España, tan solo un 6% del total de practicantes de deporte lo hacen en su puesto de trabajo, el 68% de los españoles lo practica por su cuenta y el 24% forman parte de un club, una asociación, organización, federación o similar.

Pero además de las empresas, los grandes beneficiados de todo esto son los trabajadores, que ven repercutidos sobre su cuerpo muchos beneficios que les ayudan a mejorar en cualquier aspecto de su día a día: el deporte les ayuda a liberar tensiones y a combatir el estrés, una motivación para los trabajadores que repercutirá de forma positiva en el trabajo y en su vida personal, favorecer el trabajo en equipo gracias al compromiso de los trabajadores, adquisición de hábitos de respeto frente a sus compañeros, reducción del absentismo laboral reduciendo muchas de las bajas que se producen dentro de cualquier compañía, trasladar las habilidades obtenidas en el deporte a su día a día en el trabajo, los negocios que patrocinan deportes tienen beneficios fiscales y por último, si colaboras con el deporte, obtener una imagen corporativa más atractiva.

El tremendo valor empresarial del mejor circuito de pádel de empresas

Empresa y deporte, condenados a entenderse