Trabajos activos y entrenamiento

businessman-2933018_1920

.

Todos lo tenemos claro: es necesario realizar algún tipo de actividad física y deportiva para, no solo mantenernos en forma, sino también cuidar la salud.

Por eso, quienes tienen trabajos inactivos en los que pasan largas horas sentados delante del ordenador son conscientes de los beneficios que realizar ejercicio antes o después de su trabajo les proporcionará a corto, medio y largo plazo.

Sin embargo, existen ciertos trabajos en los que durante la jornada laboral se realiza cierto nivel de actividad: caminar, permanecer de pie, subir o bajar escaleras… En ocasiones, cuando tenemos un trabajo de este tipo, consideramos que con esto hemos realizado el ejercicio necesario para cuidar nuestra salud.

Esta creencia no es siempre acertada ya que, si bien es verdad que se realiza una cierta cantidad de actividad física, estos trabajos suelen requerir movimientos repetitivos, en los que se trabajan zonas concretas del cuerpo y, en muchos casos, son realizados en tensión.

Con este tipo de actividad, sobre la que además no prestamos atención ni cuidamos la postura ni los movimientos, pueden provocar fatiga muscular y daños posturales que es necesario contrarrestar con un ejercicio físico correcto que te ayude a descargar tensiones, tanto físicas como mentales.

Por tanto, aunque siempre será mejor realizar algo de actividad física que no realizar ninguna en el trabajo, en cualquiera de los casos será recomendable combinarlo con al menos 30 minutos de deporte diario.

Una excelente opción deportiva será organizar diferentes partidos de pádel a lo largo de la semana, con compañeros o amigos, que te permitirá cubrir la actividad deportiva diaria y, además, mejorar tu técnica mientras disfrutas del deporte que nos une a todos en el Campeonato de España de Pádel de Empresas Expansión.

Los 5 mejores trucos para evitar las lesiones de rodilla

Beneficios en la oficina de jugar al pádel en tu tiempo libre