5 formas de comer sano también en el trabajo

Portrait of happy smiling young business man sitting with glass of drink and hamburger in fast food restaurant interior. Attractive caucasian man eating and using notebook computer in cafe. Indoors

Largas jornadas de trabajo, prisas, compromisos y poco tiempo para comer hacen que nuestra alimentación no sea la más correcta. Muchos trabajadores se nos vemos obligados a comer en la oficina, presos de los horarios, y lo más fácil y rápido es comprar cualquier cosa precocinada.

Este tipo de hábitos se acusa especiamnte en las empresas, donde las máquinas de vending y el ahoro de tiempo de descanso a fin de terminar antes nuestra jornada laboral puede empujarnos a descuidar nuestra alimentación en pro de opciones menos elaboradas,pero también menos sanas y nutritivas.

Es el momento de revertir los malos hábitos y convertirlos en saludables. Para ello te damos una serie de consejo para empezar a cambiarlos.

Planea tus comidas

Piensa en que quieres comer cada día. El lunes esto, el  martes me apetece aquello y así todos los días. Aprovecha el fin de semana para llenar la nevera con lo necesario para pasar la semana, y si quieres puedes dejar algunos platos elaborados en el congelador. Así por las mañanas solo tendrás que coger el Tupper y salir de casa.

Evita los platos precocinados

Cada día aparecen en los supermercados más comidas preparadas que llamamos “healthy” o sanas como las ensaladas, pero cuidado porque las salsas no lo son tanto. Además muchos productos envasados contienen conservantes, azucares y sales, que de manera innecesaria estás introduciendo en tu cuerpo. Sin embargo, si preparas tus platos podrás controlar los ingredientes y hacerlos más sanos. Son un recurso muy utilizado para salir del paso, pero cada vez menos recomendable.

Piensa que comes en casa

Intentar comer igual que lo harías en casa. Llévate en el Tupper el plato que hubieras preparado para ese día. Muchas oficinas están preparadas con zonas de descanso equipadas con microondas y neveras para conservar y consumir tu comida como si estuvieras en casa. Además existen una amplia variedad de preparados fríos por si no dispones de esta posibilidad. Lo mejor para mantener una alimentación sana y equilibrada es no cambiar tu rutina por tener que comer fuera de casa.

No cometas excesos

El tamaño de los recipientes donde llevamos la comida suele tener más capacidad que los platos de nuestras casas y la tendencia es a llenarlo por pensar que la cantidad de comida es insuficiente. Para ello te recomendamos que primero lo sirvas en un plato y luego lo introduzcas en el Tupper. De esta manera podrás controlar lo que comes.

Elimina los bocadillos o sándwich

Junto con los platos precocinados es una solución rápida para cualquier día de apuro. Pero debe ser eso un recurso ocasional del que no es conveniente abusar debido a que la cantidad de hidratos y proteínas que contiene no es la ideal para llevar una dieta equilibrada.

Comer en la oficina de manera saludable y equilibrada es posible, ponlo en práctica

Broche de oro a la temporada 2017 con el Volvo Máster Final

¡FELICES FIESTAS!